Propósito uno: reduce el consumo de plástico y unicel.

¡Comencemos a cumplir nuestra lista! Este mes nos propusimos minimizar el uso de plástico y unicel. Y es que, de acuerdo a un reporte del Banco Mundial, en 2016 se consumieron 242 millones de toneladas de plástico, lo que equivale al peso de 3.4 millones de ballenas azules (¡Recordemos que esta especie es el mamífero más grande del mundo!). Hablando de nuestro país, anualmente se consumen 125 millones de toneladas de unicel y, según cifras recopiladas por la Universidad de Oxford, en el 2010 cada mexicano desechó casi un kilo de plásticos al día.

 

 

¿Cómo podemos reducir estos materiales para evitar que contaminen nuestro entorno? Estamos seguros que ya tienes tus bolsas de tela para hacer compras y que llevas contigo cubiertos reutilizables, es por eso que te compartimos nuevas ideas para alcanzar este propósito:

  • En algunos casos es necesario el plástico, pero antes de adquirir un producto nuevo puedes revisar sitios de compra de artículos de segunda mano y aprovechar electrodomésticos o muebles todavía útiles. 
  • Conserva los recipientes de vidrio, como los de mayonesa o café, y úsalos para reemplazar los envases de plástico de tu cocina conforme se vayan desgastando. Además de ahorrar en nuevos contenedores, es una oportunidad para visitar las tiendas de comestibles y productos a granel.  
  • ¡Hazlo tú mismo! Gracias al internet, es fácil visitar sitios especializados en alimentos o cosmética natural, en las que encontrarás instrucciones y consejos para cocinar tus alimentos favoritos o crear nuevas combinaciones. No generarás desperdicios de plástico por empaques al comprar los ingredientes a granel y podrás sentirte satisfecho al preparar tu propio yogur o pan; o al regalar a un ser querido un shampoo sólido con sus aromas favoritos. 
  • Si lo tuyo no es el DIY, adquiere productos sustentables elaborados localmente. Los beneficios de este punto van más allá del ambiente pues aminora la basura por los empaques y su producción está enfocada a utilizar recursos de manera responsable. al mismo tiempo, apoyas ideas novedosas de los emprendedores de tu comunidad y mejoran la economía local. Como Sargánico, proyecto quintanarroense, en el que recolectamos el sargazo que recala en las playas y lo reutilizamos para la elaboración de libretas y agendas de forma sustentable.

 

Y tú, ¿Qué acciones has tomado para reducir tu consumo de plástico y unicel? Déjanos saber en los comentarios, nos encantaría escucharlos y aplicarlos. Y si aún no te sumas, recuerda que cada mes estaremos compartiendo más propósitos para una vida sostenible ¡Seamos parte del cambio! 

 

Fuentes:

https://ourworldindata.org/plastic-pollution

https://www.bancomundial.org/es/news/immersive-story/2018/09/20/what-a-waste-an-updated-look-into-the-future-of-solid-waste-management  

 

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será publicada.